El Mini Facelift es la alternativa ideal para pacientes de 30 a 40 años que todavía no tiene una cantidad excesiva de piel sobrante en su mandíbula y cuello. El mini facelift le quitará varios años de vejez en la apariencia del paciente, dándole un look totalmente juvenil y lleno de energía. Los candidatos ideales para este procedimiento son pacientes que apenas van a medio camino de la vejez y solamente se nota en medio del rostro. No existe ningún procedimiento que detenga el envejecimiento pero el Mini Facelift puede mejorar los signos visibles de la vejez y la persona se podrá ver más joven.

¿Qué es un Mini Facelift?

Un mini facelift es un procedimiento que estira la parte de en medio del rostro o el cuello mediante pequeñas incisiones. Es menos complicado que un Facelift tradicional y le ofrece a los pacientes un menor tiempo de recuperación. Otra diferencia es que es menos invasivo que un Facelift tradicional y menos estresante ya que tiene una menor cantidad de riesgos.

Algunas diferencias básicas entre el Facelift tradicional y el mini Facelift son:

  • El mini Facelift es menos invasivo
  • La recuperación es más rápida
  • Menos hematomas e hinchazón
  • Puede salir el siguiente día
  • Cambio menos dramático
  • Los efectos duran menos tiempo

Beneficios del Mini Facelift

Un mini facelift ofrece una gran cantidad de beneficios que revitalizan y rejuvenecen la apariencia del paciente. Esta cirugía le vuelve a dar forma al contorno facial, dando una apariencia más suave y juvenil. Los beneficios incluyen:

  • Menos complicada
  • Dirigida especialmente a áreas clave en el cuello o rostro
  • Un contorno facial más definido
  • Resultados más naturales y rápidos
  • Más económica
  • Menor tiempo de recuperación

Como las incisiones son más pequeñas, la hinchazón y los hematomas son menores que en un facelift tradicional. Los pacientes tienen menos incomodidades después de la cirugía y usualmente pueden volver a su vida cotidiana en un período más rápido.