Mejora el tono y textura cutánea estirando y modelando la piel de manera eficaz para conseguir una apariencia general más joven. Los pacientes obtienen beneficios desde la primera sesión de tratamiento y con muy poca o ninguna convalecencia. Los resultados son duraderos, sutiles y mejoran con el tiempo a medida que se forma de nuevo el colágeno. Los resultados para un caso concreto pueden variar dependiendo de la edad y del estado de la piel.

Los efectos secundarios suelen ser leves y pueden incluir enrojecimiento, inflamación, ampollas, hinchazón y muy raramente irregularidades superficiales.